¿Qué es la escucha activa y cómo mejorarla?

¿Alguna vez ha estado en una conversación con alguien, y se siente como si simplemente no estuvieran entendiendo lo que está diciendo?

O, peor aún, parecen totalmente desinteresados.

Es frustrante, grosero y destructivo.

Así que hoy hablaremos sobre cómo ser un mejor oyente.

¿Qué es la escucha activa?

La escucha activa consiste en estar presente en la conversación y escuchar realmente lo que dice la otra persona.

El objetivo de es comprender completamente un mensaje, y no solo escuchar las palabras que se dicen.

Suena bastante simple, pero en realidad es bastante difícil de hacer, especialmente en el mundo acelerado en el que vivimos.

Si quieres ser un mejor comunicador, este es el mejor lugar para comenzar.

Si notas errores en mi español, por favor dímelo. Todavía estoy mejorando mi español después de mudarme aquí hace unos años. Cuéntamelo en los comentarios o envíame un mensaje. ¡Gracias!

¿Cuáles son los beneficios de la escucha activa?

Cuando empiezas a escuchar activamente, todo cambia.

Vas a:

  • Ser un comunicador mucho más efectivo.
  • Tener una mayor capacidad para resolver conflictos.
  • Obtener una comprensión más profunda del punto de vista del orador.
  • Disfrute de relaciones más profundas y constructivas.

Cuando las personas se sientan escuchadas y comprendidas, te respetarán por hacer el esfuerzo.

La gente te verá como un ejemplo de una persona que está verdaderamente interesada… Y será mucho más probable que te muestren el mismo respeto a cambio.

Eso significa mejores relaciones con amigos, familiares y compañeros de trabajo.

También puede dar lugar a promociones laborales u otras oportunidades que de otro modo no se darían.

¿Cómo puedo practicar la escucha activa?

Para convertirse en un mejor oyente activo, hay algunas cosas que puede hacer.

Presta atención

Asegúrese de que realmente está escuchando a la persona, no solo esperando su turno para hablar.

Esto significa hacer contacto visual, asentir con la cabeza y mantener una posición abierta del cuerpo.

Si puede, elija un momento para hablar cuando esté libre de otros compromisos.

Termina lo que estás haciendo y reserva el tiempo necesario para estar completamente presente en esta conversación y solo en esta conversación.

Y guarda tu teléfono. Muestra un respeto básico por la otra persona y su tiempo.

Aclare lo que dijo el orador.

Esto significa tomarse el tiempo para HACER PREGUNTAS y parafrasear lo que dijeron.

Esto demostrará que estás realmente interesado en comprender su perspectiva y le darás la oportunidad de aclararlo.

MUCHOS problemas se pueden evitar con este simple paso.

Evitar el juicio

Esto significa escuchar sin juzgar ni tener nociones preconcebidas.

Observe si está juzgando y presione el botón de reinicio.

Espere a que terminen de hablar y tenga su discusión antes de llegar a una conclusión.

No hay nada peor que sentir que la otra persona está tratando de atraparte o asumir lo peor de lo que estás diciendo.

Así que sé generoso con tus interpretaciones. Asume lo mejor, y si esa voz de juicio aparece en tu cabeza, ignórala.

Responda en consecuencia.

Ahora es el momento de compartir tu opinión.

Da tus pensamientos, con un objetivo de comunicación constructiva.

Hacer referencia a lo que dijeron puede ser útil, para demostrar que estabas escuchando y que no estás simplemente descartando lo que dijeron.

Si no está de acuerdo, diga «Escucho lo que dice sobre X. Pero en mi experiencia, así son las cosas…».

Esto es mucho más poderoso y respetuoso que simplemente ignorar lo que dijo y repetir tu opinión sin el contexto de la conversación.

¡Comparte respuestas positivas también!

Si aprecias algo que dijeron, díselo.

Si ahora entiendes algo más claro, díselo.

A veces puede ser difícil evaluar si nuestras comunicaciones son efectivas o no.

Pero si alguien te dice: «Me gusta mucho cómo explicaste eso», puede marcar la diferencia.

Como oyente, hazle un favor a la otra persona y demuestra que entiendes lo que dijo. Aproveche las oportunidades para convertirlo en una experiencia compartida positiva.

La escucha activa es una habilidad que requiere práctica, pero vale la pena.

Cuando estaba en la universidad, tuve un profesor que era un gran defensor de la escucha activa.

SIEMPRE nos decía que si queríamos ser buenos comunicadores, teníamos que aprender a escuchar correctamente.

Al principio, realmente no vi el punto.

Pensé que mientras supiera lo que decía la otra persona, eso era suficiente.

Pero mi profesor insistió en que había más que eso.

Explicó que la verdadera comunicación no se trata solo de comprender las palabras que se dicen, sino de comprender los sentimientos y experiencias detrás de ellas.

Empecé a ver su punto tan pronto como comencé a practicar la escucha activa.

Me di cuenta de que cuando realmente prestaba atención a lo que decía la otra persona, nuestras conversaciones eran más profundas.

Construye una mejor relación y se siente más como si estuvieran en el mismo equipo.

Escuchar activamente y dar retroalimentación efectiva

Dar retroalimentación es una parte importante de cualquier trabajo.

Si usted es un gerente dando retroalimentación a un empleado, o un profesor dando retroalimentación a un estudiante, la forma en que das la retroalimentación hace una gran diferencia en cómo se recibe.

Una de las claves para dar retroalimentación efectiva es ser un oyente activo.

Cuando pueda hacer esto, podrá brindar retroalimentación que se adapte mejor a la persona y que sea más probable que sea bien recibida.

Imagine, por ejemplo, que es un gerente y tiene un empleado que tiene dificultades con su trabajo.

Si no estás prestando atención a lo que dice, es posible que le des una retroalimentación demasiado general o que no tenga en cuenta su situación específica.

Por otro lado, si es un oyente activo, podrá darse cuenta del hecho de que se siente abrumado y que necesita ayuda para priorizar su trabajo.

A continuación, puede darles comentarios específicos y adaptados a sus necesidades…

Puedes ayudarlos a priorizar mejor su trabajo…

Para gestionar mejor su tiempo…

O cualquiera que sea el problema específico.

Técnicas de escucha activa para probar

A continuación hay algunos pasos específicos a seguir.

Los practicamos en nuestras capacitaciones de comunicación y liderazgo. Ya sea que sea un director ejecutivo o un nivel de entrada, estos pueden marcar una gran diferencia cuando se esfuerza.

  • Elimina las distracciones y reserva tiempo para hablar.
  • Buscar opiniones e ideas.
  • Permita el silencio.
  • Aclara tu comprensión.
  • Dar opinion.
  • Utilice preguntas abiertas.
  • Señales no verbales.
  • Sea paciente y mantenga una mente abierta.

La escucha activa es una habilidad que puede convertirlo en un comunicador más efectivo en cualquier situación.

Al prestar atención a la otra persona y tomarse el tiempo para comprender su perspectiva, puede brindar comentarios que se adapten mejor a sus necesidades y construir mejores relaciones.

¿Ha tenido alguna experiencia agradable con este tipo de comunicación profundamente comprometida? Nos encantaría saberlo en los comentarios.

Y por favor perdonen cualquier error con mi español. Todavía estoy aprendiendo. Si ve un error o una mejor manera de decir algo, hágamelo saber en los comentarios o envíe un mensaje a través del formulario de contacto. ¡Me ayudará a editar el blog y aprender!

Espero que tengas un buen día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.